SEGUROS

Por qué tener un seguro de vida 

El principal motivo es, sin duda, la seguridad económica para los beneficiarios. Nada nos puede quitar el duelo que supone la pérdida de un ser querido, pero contar con un seguro de vida nos ayudará a que esa situación no lleve implícita una pérdida económica que cambie por completo el nivel de vida que llevábamos hasta entonces. 
 

Beneficios fiscales

Los seguros de vida conceden beneficios fiscales para el tomador. Por ejemplo, para los autónomos. Éstos pueden deducirse un máximo de 500 euros de las primas pagadas. O si la póliza tiene como objetivo continuar con el pago del préstamo hipotecario de la casa, ese gasto nos lo podremos deducir del Rendimiento del Capital Inmobiliario.
 

El capital está libre de impuestos. Los beneficiarios están exentos de pagar el impuesto de sucesiones y donaciones. De esta manera, sabemos que el capital contratado llegará en su totalidad a los destinatarios que hayamos elegido. 
 
Y no sólo eso: el beneficiario está libre de deudas. Cuando heredamos, recibimos los bienes, pero también las deudas del fallecido. Entonces, podemos elegir entre aceptar el paquete completo o rechazarlo también en su totalidad. Pero en los seguros de vida, el capital recibido tiene carácter inembargable. Es decir, el beneficiario no tiene que responder por las deudas del asegurado.
 

 

Los mejores seguros de vida para hipotecas

Es habitual que cuando compramos una casa la hipotequemos a largo plazo. Los precios de las viviendas son altos y una hipoteca,a veces con muy larga duración, se hace en muchos casos imprescindible; tanto que en numerosas ocasiones, nos preocupamos ante la posibilidad de que nos suceda algún percance grave y sean nuestros familiares los que terminen haciéndose cargo de la misma. Para tu tranquilidady la de los tuyos debes saber que hay seguros que tienen en cuenta de forma particular esta situación. Los mejores seguros de vida para hipotecaspermitirán que la adquisición de tu vivienda no te quite el sueño.

Tal vez no sepas que existen unos seguros de vida que se denominan “de amortización de hipoteca”. Estas pólizas cubren cualquier préstamo hipotecario que sehaya contratado con una entidad bancaria, de forma que si el tomador de la póliza fallece, el beneficiario designado en la póliza del seguro recibe una indemnización. Ese capital coincide con el importe pendiente de amortizar. En el momento en el que se realiza el abono, queda rescindida la póliza

 

El seguro a todo riesgo, ¿lo cubre realmente todo?

La compra de un vehículo nuevo supone una inversión bastante importante, por lo que además de contar con el seguro obligatorio para circular, también es conveniente estar respaldado por otras coberturas más completas. Así, si te preocupa el estado de tu coche y quieres estar tranquilo frente a lo que le pueda ocurrir, las coberturas de un seguro a todo riesgo son la solución. 
 
Este tipo de pólizas ofrecen un mayor número de servicios que en el caso de los seguros a terceros, como por ejemplo la cobertura de daños propios y de defensa jurídica. Sin embargo, cada compañía aseguradora establece determinadas coberturas obligatorias y otras opcionales en sus seguros a todo riesgo. Como sucede en otros productos aseguradores, conviene informarse previamente de qué cubre exactamente el seguro y cuáles son los casos que quedan excluidos. 
 
Además, los seguros a todo riesgo se pueden diferenciar en dos tipos: con franquicia o sin franquicia. En el primer caso, el asegurado debe asumir una parte de los costes de la reparación del coche en caso de accidente, pero a cambio, la prima de la póliza es algo más barata que en un seguro sin franquicia, donde la aseguradora asume el total del importe. 
 

¿Qué significa el seguro con franquicia?

 

Seguros a terceros, todo riesgo, con franquicia, sin franquicia… ¿Qué seguro de coche elegir? Antes de contratar una póliza para nuestro vehículo, conviene informarse al detalle de lo que ofrece cada seguro para poder tomar la mejor decisión de acuerdo a lo que necesitamos. 
 
Es probable que muchas veces hayamos oído hablar del seguro con franquicia, pero no podemos decir con total seguridad cuáles son sus particularidades. Lo que significa este tipo de póliza es que el asegurado se responsabiliza de una parte de los daños que sufra el coche en caso de siniestro. 
 
Esta cantidad que asume el asegurado se pacta previamente con la compañía y a cambio, se produce una reducción en la prima del seguro. Hay que tener en cuenta que cuanta más alta sea la franquicia, menor será el precio que habrá que pagar en la prima. En función de las condiciones que establezca la aseguradora, la cantidad puede ser fija o porcentual, aunque lo más común es que se dé el primer caso. 
 
Si por ejemplo elegimos una franquicia de 500 euros y nuestro coche sufre daños como consecuencia de un accidente por valor de 300 euros, nosotros tendremos que hacer frente a dicho desembolso. Sin embargo, si la reparación del vehículo se estima en 800 euros, la compañía aseguradora se responsabilizará de los 300 euros restantes que exceden de la franquicia que tenemos contratada y nosotros de la parte que nos corresponde (500 euros).  
 
En esta modalidad de seguro, el conductor se beneficia de las mismas coberturas que en otro tipo de pólizas y la franquicia sólo se aplica cuando se trata de daños en el coche, en caso de accidente cuando la responsabilidad recae en el asegurado.
 

 

Escriba su propia opinion
  • Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios
  • Malo
  • Excelente